DÓNDE
Memorias de un pueblo fantasma

2.800 metros sobre el nivel del mar, a 2 horas de la costa más cercana. En pleno desierto de Atacama, el más árido del mundo. A un costado de la que por años fue la mina a rajo abierto más grande del mundo. Con un sistema social donde las posibilidades de acceder a viviendas, instituciones educativas y lugares de esparcimiento estaba determinado por el tipo de trabajo de cada persona relacionada a las labores mineras. ¿Un lugar especial? Sin lugar a dudas.